La Educación Física en la perspectiva de la educación no-formal

La Educación Física en la perspectiva de la educación no-formal
  *Master en Educación

Facultad de Tecnología y Ciencias

**Doctor en Educación

Universidad Estatal Paulista

(Brasil)

Eduard Angelo Bendrath*

bendrath@ig.com.br

Alberto Albuquerque Gomes**

alberto@fct.unesp.br

 

 

   

Resumen

El problema central del artículo es la pregunta sobre cuál es el papel de los profesores dentro de la propuesta de educación no formal y que su compromiso con la sociedad. Pasamos por las referencias teóricas del compromiso político de la profesión docente hasta las interacciones humanas. Entendemos que el profesor de Educación Física debe ser considerado como un agente de cambio, y que su papel en la formulación de políticas públicas ha de considerarse esencial, especialmente en la articulación de las propuestas socio-educativas, en particular, a partir del modelo no formal.

          Palabras clave: Educación. Educación no formal. Educación Física.

 

 
EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires – Año 16 – Nº 156 – Mayo de 2011. http://www.efdeportes.com/

1 / 1

La nueva educación de un nuevo tiempo

Nuestra discusión de este documento comienza por la clasificación de algunos principios rectores sobre los que contamos para construir una lógica que podía entender lo que el papel de los profesores en algunos puntos de vista educativos novedosos. Por un lado una propuesta de educación no formal, que se diferencia en su modo de aplicación y objetivos, pero con una relación muy estrecha y directa con la escuela pública, y otro de la enseñanza de los educadores que trabajan directamente con la educación propuestos modalidad que se ha ampliado tras el crecimiento del acceso a la educación pública brasileña. La masa de la ola de voluntariado y apoyo a los programas de las diferentes actividades en las escuelas públicas planteó la cuestión del significado de la profesión docente en este nuevo contexto educativo, el papel que estos profesionales hoy en día. Y cómo son las políticas públicas frente a la educación no formal con respecto a los docentes implicados.

Con el acceso universal a la educación, la democratización impensable hasta hace poco, una escuela para todos, sin distinción de clase, color o credo, ahora tenemos un sistema educativo en plena ebullición, con la gran expansión de las oportunidades de acceso a la escuela pública, la promoción del servicio casi todos los niños en la escuela primaria.

Los maestros y profesores deben estar presentes, estar bien entrenados y capacitados para proporcionar igualdad de oportunidades (Haddad, 2008, p. 150). Estamos entrando en un punto clave de la educación actual, el papel de los docentes frente a las nuevas demandas de la sociedad para una escuela más democrática, en todos los niveles y tipos de educación. La participación del maestro en la construcción de una nueva escuela es parte del proceso de cambio impulsado por el progreso económico y social, los retos que esta nueva escuela se realizan todos los días.

Según Perrenoud (apud Almeida, 1999) no se ajusta a la escuela para enseñar sólo lectura, escritura y aritmética, sino también a tolerar y respetar las diferencias, a convivir, razonar, comunicar, colaborar, cambiar, para actuar con eficacia. Los cambios que se exigen de esta escuela van más allá de los contenidos educativos y la forma en que se construyen, se apartan de un acercamiento entre la escuela y la comunidad, las dificultades y la solución a problemas comunes.

Pero incluso con la evolución de los campos de trabajo y la revolución tecnológica, el posicionamiento del sistema educativo todavía se remonta a las normas tradicionales del siglo XX, las modificaciones necesarias no se han mantenido a la par con el desarrollo de otros sectores de la economía, sin embargo, la enseñanza es de igual importancia otras fuentes de cambio y las transformaciones en la sociedad. Según Tardif y Lessard (2005, p. 7), podemos caracterizar una cierta importancia de la educación en otras esferas de la actividad diciendo que todos pasan necesariamente por una educación antes de que se y lo que pueden hacer lo que hacen. Estamos en la educación y sus educadores de comenzar la construcción de la identidad de los miembros de nuestra sociedad.

A la luz de los cambios en los campos profesionales, la cualificación educativa se convierte en un factor clave, la nitidez de la competencia por los puestos de trabajo en ocupaciones apalancado por el capitalismo global. Por lo tanto, la construcción del modelo de educación para todos ha llevado a la necesidad de repensar el papel de la escuela en la sociedad contemporánea y el papel del profesor con estos nuevos requisitos. No hace mucho tiempo olvidado por la comunidad, hoy es parte del discurso basado en el ideal de una administración democrática, y el profesor antes que el centro y el poseedor de los conocimientos, debe ser visto como un mediador en la construcción del conocimiento.

Así, la formación de este profesor es uno de los pilares en la construcción de la escuela del mañana, lo Pimenta (1999, p. 18) pone de relieve el punto de que se espera de los graduados a desarrollar en los estudiantes, los profesores, los conocimientos y habilidades, actitudes y los valores que les permitan ir permanentemente a la construcción de su conocimiento de Todos los profesores. Así que tenemos una escuela que requiere que los maestros se adapten a sus necesidades cambiantes, y en segundo lugar, los profesores bajo un nuevo marco de la formación.

Si tomamos como el concepto básico de Tardif y Lessard (2005, p. 8), que incluye la enseñanza como una forma particular de trabajo, donde su dedicación profesional a su objeto es simplemente otro ser humano, las relaciones humanas de la historia, y la formación agente que comprende las bases educativas de esta interacción, tanto en el modelo tradicional de la escuela, como en la educación no formal, no hay diferencia, por lo tanto, los métodos de enseñanza.

El modelo de educación no formal

Clasificamos la educación en tres niveles distintos de actividad, según Gohn (2006, p. 28): la educación formal es el desarrollado en las escuelas, con el contenido antes marcados. Lo informal es lo que los individuos aprenden durante su proceso de socialización. – familia, barrio, club, amigos, etc., con sus valores y su propia cultura, los sentimientos de pertenencia y de herencia. Y la educación no formal es aquella que se aprende “en la vida en el mundo”, a través de los procesos de intercambio de experiencias, especialmente en los espacios cotidianos y acciones colectivas.

La difusión del modelo de educación no formal ha sido la expansión en los últimos años, principalmente con el apoyo de las iniciativas de la UNESCO, señaló que estos modelos en una oportunidad educativa para establecer un vínculo concreto entre la escuela y la comunidad, y una obra única en la mejora de la asistencia calidad de la enseñanza.

El mayor acceso a la escuela pública, y la creación de políticas compensatorias a través de programas de educación no formal, se requiere mucho en la cara de los cambios constantes que acompañan a la escena mundial.

Destacando la participación y el papel del maestro en este contexto es esencial para entender lo que puede llegar a ser considerado un éxito o un fracaso. No sólo las políticas públicas y gestión de la educación para hacer propuestas de educación práctica y eficaz, sino de los maestros. La enseñanza es el trabajo con los seres humanos en los seres humanos, para los seres humanos. (Tardif, Lessard, 2005, p. 31)

Incluso con el debate educativo sobre el papel de la escuela y la educación en el desarrollo social, tomando lo que Singer (1996) clasifica como “productivista, el posicionamiento en contra de la formación del ciudadano y el trabajador se hace evidente, y hace referencia directa al modelo neoliberal que fomente la competencia y libre acceso al mercado. La escuela en esta perspectiva está condicionada a las exigencias del desarrollo, social y de formación profesional, y el profesor, tiene la responsabilidad de garantizar condiciones de competencia equitativas para los estudiantes de posgrado aunque provengan de familias social, racial y diferentes, por un sistema de competencia desigual.

Modificar los conceptos y los pilares de siglos de enseñanza tradicional basado en los modelos de producción a gran escala, a partir del modelo fordista y el modelo de producción en serie de un Toyota con una producción colectiva, parece estar aún lejos de satisfacer las necesidades y aspiraciones individuales.

La parte del modelo no formal que figuran en este trabajo se basa en la idea de una educación orientada a las necesidades locales, sin hacer los caminos del individualismo, pero los elementos de construcción que fomentan la individualidad y el trabajo colectivo. En esta educación no formal, tienen la responsabilidad de garantizar la participación colectiva, independientemente de los niños y jóvenes, a los adultos mayores, es decir, que concebimos de una educación para la inclusión.

Los fundamentos que sustentan este tipo de iniciativas deben provenir de la práctica docente de los principales actores implicados, los profesores. Sin embargo, todavía es común para muchas de estas actividades son desarrolladas por personas que no tienen formación pedagógica. Propuestas para una educación no formal que tiene la escuela como un centro de referencia, debe ir de la mano con las aspiraciones de una educación de calidad dentro de un mundo cada vez más globalizado, sino que también debería abordar la cuestión como un requisito básico para la enseñanza despliegue y gestión de dichas propuestas. Tal vez uno de los factores que podrían influir en el modelo actual es el prestigio de la profesión docente antes de otras actividades profesionales, con el segundo Tardif y Lessard (2005), la enseñanza como una actividad secundaria o periférico. Por lo tanto, la práctica del voluntariado en la educación física no calificados se expande en que la masa de dicha práctica se consolida en los medios de comunicación en el momento en que el requisito de la empresa con la calidad de los servicios no se considera.

La enseñanza en la Educación Física en el nuevo contexto social

Como se informó por Tardif y Lessard (2005, p.275) la enseñanza como el trabajo humano, es en el contexto de las sociedades modernas, una actividad social importante. Si es posible que la empresa entiende la importancia y la relevancia de esta función, es necesario que las políticas de desarrollo de la educación, y aquí nos referimos a la educación no formal, el flujo a fin de dar la razón a esta afirmación.

La fragmentación de la Educación Física de la división entre grado y posgrado, ha traído nuevos desafíos a la profesión y preguntas sobre el trabajo en los campos de trabajo sigue siendo muy poco o ningún trabajo. Este es el caso de la educación no formal y proyectos específicos destinados a los deportes y la salud, que debe ser supervisada por el Consejo Federal de Educación Física.

Se discute mucho en estos días acerca de la legitimidad de la profesión docente como una profesión regida por las normas, códigos y conocimientos específicos, consejos profesionales, que predican, lo que Roland (2007, p. 97) cree que es una gran dificultad, a la vista que un discurso humanista integral no permite una mayor especificación de la función ni la conocen.

La educación no formal tiene distintos objetivos dentro de un énfasis educativo diferente, pero con raíces en la escuela pública, por lo que a menudo figuran en las políticas educativas como soluciones frente a problemas temporales y localizado en una comunidad determinada, por lo tanto el rendimiento de la educación física con licencia es el punto clave en el proceso cualitativo, pero todavía es posible observar que el voluntariado es tomado como la principal herramienta cuando el propósito de los proyectos de educación no formal se refiere a aspectos relacionados con la práctica de deportes.

Al dejar de lado un sentido de profesionalismo en el modelo de educación no formal, dejamos de lado las hipótesis de un compromiso profesional con la causa, para limitarnos al reduccionismo de la informalidad, dada la forma de participación en programas como el Segundo Tiempo Gobierno Federal, donde el deporte es el eje impulsor principal en el lado de la educación formal, pero no la obligación de llevar a cabo estas acciones en un maestro de educación física.

La caracterización de la importancia de la formación profesional en el modelo y establecer las necesidades reales de la sociedad y el papel del educador en el ambiente en que vivimos. De conformidad con el Coletivo de Autores (1992, p. 34), y la práctica docente de Educación Física se puede decir que surge de las necesidades sociales concretas que se han identificado en diferentes momentos históricos, dan lugar a distintas interpretaciones de lo que sabía.

Según Kunz (2004, p. 29), el fenómeno social del deporte, que se transforma en una actividad de interés real a todos los participantes, debe ser entendido en su dimensión polisémica, que, según el autor, significa entender el deporte y su importancia y para poner la situación de los otros participantes, ver los componentes sociales que impregnan el deporte, y aprender a cuestionar el verdadero significado del deporte en la sociedad, por lo que sería imposible concebir la acción deportiva en una perspectiva de la educación no formal sin profesores de educación física mediante la subvención y dirigir todas las acciones.

Si encontramos el significado de la función de profesores de educación física en las instituciones educativas o en otra parte, vemos que transmite una sensación de ocupación, profesión y la idea del trabajo que mantiene el sentido del deber, la obligación (Ríos, 2003, p. 46). Se trata de una obligación, deber y la responsabilidad que las acciones de educación no formal dentro de la perspectiva de la promoción de la salud y los deportes, se llevan a cabo por sus propios profesionales, profesores de educación física.

Observaciones finales

La importancia de la educación no formal no está en duda aquí, su importancia para la sociedad deben ser tenida en cuenta y los proyectos y programas que se ocupan de sus asuntos debe ser ampliados, sobre todo en comunidades marginadas. Lo que se cuestiona es la participación de la actividad docente en sus cuerpos como un agente del proceso de una educación de calidad para todos. O la educación no formal se transforma en un vínculo con el desarrollo de una educación global, aprovechando las iniciativas que fomenten la participación de la comunidad no sólo para hacer frente a sus dificultades, sino también una educación centrada en la ciudadanía y la construcción de una realidad mejor, o vamos a tener, una educación no formal dirigida a movimientos aislados, desconectados de la realidad y con un énfasis en propuestas inciertas. La diferencia fundamental entre los dos puntos es el maestro, su participación, su competencia y su compromiso con este movimiento político.

Somos conscientes de esa manera, el docente de Educación Física es un factor fundamental en el proceso de modificación de las relaciones existentes en los deportes de propuesta y promoción de la salud que se centran en la comunidad de aprendizaje, sin reglas y la sistematización, la burocracia, y con experiencia en los espacios cotidianos colectiva, es decir, la perspectiva de la educación no formal.

de deporteyocioudec2011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s